Ansiedad: exceso de futuro

img_7391Podemos dividir las emociones en función de su orientación temporal. Tenemos emociones con orientación clara hacia el pasado, como la culpa. Hay emociones con orientación hacia el presente, como el estrés. Y emociones orientadas hacia el futuro, como la ansiedad.

Cuando estamos ansiosos nuestra cabeza está llena de ‘Y sis’: “¿Y si tomo este camino y me equivoco?” “¿Y si acabo peor de lo que estoy?”, “¿Y si no me sale bien?”…

Mientras nos vamos haciendo todas estas preguntas vamos imaginándonos todas las consecuencias posibles de tomar una decisión o no tomarla. Y se nos da muy bien centrarnos en todo lo malo que nos podría llegar a pasar. Magnificamos las consecuencias negativas y minimizamos las positivas.

En este momento abrimos la puerta a la ansiedad.

Los ‘Y sis’ y las ‘catastrofizaciones’ nos llevan a bloquearnos y estancarnos. Evitamos tomar decisiones, manteniendo y aumentando la ansiedad. Nos pre-ocupamos en lugar de ocuparnos.

Cuando nos ocupamos, jugamos nuestras mejores cartas en el presente, pero nadie nos asegura que vaya a ser la mano ganadora. Y aceptamos que esto puede ser así. Si nos pre-ocupamos y nos dejamos llevar por la ansiedad podemos no llegar a jugarlas o no las jugamos tan bien como lo haríamos si no estuviésemos bloqueándonos a nosotros mismos. Y sobretodo no aceptamos, o no queremos aceptar, que el resultado de las decisiones que tomemos puede que no nos guste.

Queremos ser adivinos. Nos gustaría tener una bola de cristal que nos indique cuál es el camino que debemos tomar.

El tiempo que pases intentando adivinar las posibles consecuencias de las oportunidades que tienes en el presente, sin tomar decisiones, no hará que tu decisión final sea más meditada. Al contrario, tus miedos aumentarán.

Las respuestas sólo se encuentran andando el camino. Y aceptar que habrá ocasiones que nuestras decisiones nos van a llevar dónde no queremos estar. Pero también nos pueden llevar dónde queremos estar.

No se puede vivir con miedo toda la vida. La vida es así: te caes, te levantas y te vuelves a caer. Pero si ni siquiera te mueves por miedo a caerte, en realidad ya te has hundido – El lado bueno de las cosas


9 thoughts on “Ansiedad: exceso de futuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s